5 de julio de 2008

Como nunca volverá a ser...

Allende el tiempo, justo cuando en pleamar la costa se rinde a la constancia del oleaje, me vienen recuerdos de ti. Recuerdo cuando caminábamos juntos por la orilla, cogidos de la mano, sin apenas decir nada. Y es que para qué se quieren las palabras cuando las miradas lo dicen todo... Solos; tú, yo, y el mar. Un mar inmenso, profundo, el cual hoy me atenaza ahora que me dejaste cual perro vagabundo. Deseo parar las olas, sólo con el fin de poder vernos otra vez reflejados en su difuso espejo. Y casi hasta puedo sentir cada milímetro de tu piel cuando mis manos la hollaban suavemente en un apasionado intercambio de besos a la luz fulgente del atardecer costero, sin importarnos que la marea acabase mojándonos los pies.

Recuerdo cuando el Sol se rendía al horizonte del mar, apagándose en su interior, al tiempo que nuestra pasión se encendía cada vez más con ese mar de testigo. Un testigo que hoy llora por tu ausencia. Vuelve conmigo. No puedo vivir sin ti. Que este mismo mar que antaño vivió nuestro amor borre las huellas del infiel pasado y nos permita volver a caminar por un presente sin condiciones. Solos. Tú y yo. Aunque tenga la certeza de que nunca volveré a disfrutar de un amor como el tuyo. Y me duele. Por eso mis lágrimas son más saladas que nunca. Porque quiero llorarte un mar, y crear así un lugar donde siempre caminemos juntos tú y yo. Como antes. Como debería ser siempre. Como nunca volverá a ser.


( Si algún día me ves morir, llévame al mar. Quizás ella en ese momento lo esté contemplando tambien... )

4 comentarios:

dependedeldia dijo...

Precioso lo que has escrito, y te deseo mucho animo para nadar en ese mar de lagrimas. Un abrazo.

laflordelmal dijo...

No soy maestra de nada, Mr.Moody, ni tan siquiera de mí misma, lo cual es preocupante.

Empiezo a pensar que nos conocemos, aunque sea remotamente.

lafleurdumale dijo...

Que todos tus enlaces sean de personas que conozco personalmente desde hace años, me hace pensar que nuestro conocimiento no es exclusivamente literario.

Anónimo dijo...

Es maravilloso todo lo q escribes, es tanto que uno se siente protagonista y se vé reflejado en una mar inmenso, lleno de olas y en este caso olas turbias...
Elisa