23 de junio de 2008

Tribulaciones

No son más que tribulaciones mías. Un día más me asomo a este blog sin mucho que decir. Es más, quizás tenga muchísimo más por hacer que decir. Me encuentro en época de cambios; pequeños altibajos que modelan el futuro Alexander que parece que voy a ser, y que aún así sigue sin gustarme. Es más, ¿ me he gustado alguna vez ?. ¿ Alguno de los insomnes "bloggers" que pululan por la red y que se topen con este escondido grito de ayuda podrían decirme si alguna vez se han reconocido asímismos?. Yo, desde luego, creo que no me reconozco. Podría ser el Sr. Moody que siempre fui, o el Sr.Moody que una vez creí encontrar, o el Sr. Moody que ahora lucha por salir. Y ya van tres... Tres en 30 años, sin contar aquellas fugas disociativas correspondientes a la etapa del juego simbólico. No está mal para asomarse a la etapa que debería ser más tranquila de mi existencia.

Si fuera amigo de Maslow; éste seguramente me diría que estoy tan arriba de la pirámide que necesito ir más allá de la "Autorrealización", o parafraseando a una amiga; lo tengo todo, salvo lo más sencillo. ¡ Y no es confusión !, es más la sensación de tenerlo todo tan claro, que asusta. Y es que si hay una cosa en esta vida que podría tildarse de verdad eterna e inmutable es que la ignorancia, en su pura esencia, da felicidad. Y yo, desde que dejé de ignorarme, soy el hombre más infeliz del mundo. O eso, o me he perdido el final del chiste.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Jop como escribes tio me voy a hacer fan tuya... vuelvo a ser Elisa jajaja
Besitos de nuevo!!

Anónimo dijo...

Es tan dificil llegar a conocernos a nostr@s mism@s! porque no somos un solo ser, somos miles de "YOs" que surgen según la situación; no eres el mismo Alexander que habla conmigo o el mismo que interactua con su amada o el mismo que habla con su padre o el mismo que "enrabieta" (en el buen sentido, aunque él no lo crea así) a JJJ. Conocerse a un@ mismo llevaría más vidas de las que tenemos disponibles; solo ten en cuenta esto: todos esos YOs tuyos son auténticos.

Aparte, el tener miedo, aún creyendo que lo tienes todo, es una sensación puramente humana de la que no hay que asustarse; es una autodefensa que tenemos. Ahora bien, no debemos dejar que ese miedo nos condicione más de la cuenta y que no nos deje ver y disfrutar lo bonito de lo que tenemos delante. No permitamos al miedo que nos condicione más de la cuenta; parece que el ser humano es un ser que siempre tiende a quedar insatisfecho y eso creo que es inevitable; ahora bien, minimicemos el tema.
Y no te sientas infeliz por tratar de conocerte y por tratar de saber; todo eso puede que sea un peso en loa balanza en favor de esa infelicidad que mencionas, pero probablemente haya otras muchas cosas más que pesen en favor del otro lado. Piensa que la felicidad está formada de cosas y momentos sencillos...

BU JUAN CH.
(bucanolo@hotmail.com)