26 de junio de 2008

Por qué nunca escribiré algo decente.

Las 08:30 de la mañana. Ha sido una noche larga. Llena de ilusiones y de decepciones, de alegrías y de tristezas; de sentimientos que provocan amor y a la vez odio, pero que de un modo u otro, siempre me llevan a la encrucijada de la felicidad. Ese cruce de caminos que todos buscan; algunos encuentran y bastantes creen haberla encontrado. Hay gente que me dice que es feliz; ajena a que el precio de la leche duplica la gasolina. Los hay que son felices teniendo su casa, sin tener en cuenta que dentro de un tiempo quizás no puedan ni pagarla; viendo como el objeto de su felicidad es subastado a irrisorio precio por un banco cualquiera. Los hay que son felices teniendo pareja; cuando buscan el consuelo de un largo minuto de violencia entre las piernas de otra persona. Los hay que son felices porque así son; sin percatarse que más que un estado sea una anomalía patólogica de una personalidad vendada a la realidad. ¿ Por qué sois felices, entonces ?, ¿ No os dais cuenta que de la poca vida que nos dan la mitad es mentira, y la otra mitad es sueño ?.

Mi experiencia es esa. Y ahora lo sé. Podré ser más o menos feliz, pero nunca lo estaré completamente. Porque la felicidad plena no existe. Y en mi caso, se puede decir que lo tengo prácticamente todo, excepto lo más sencillo. Soy yo, yo y mis consecuencias, yo y mis deseos, yo y mis miedos, yo y mi soledad. Y por ello jamás seré capaz de escribir algo decente. La gente quiere felicidad, quiere historias bonitas, y para mí eso no es la realidad. Es un mundo más complejo donde la mayor de las alegrías esconde una terrible pena, y donde muchas veces para intentar ser feliz, dilapidamos la alegría de otras personas. Nos gusta vivir felices, aunque sea con un muro de mentiras. Mentiras y más mentiras, hasta que de nada sirva decir la verdad.



Os dejo un video que encontré buceando en mi búsqueda de la verdad. Espero que os haga pensar tal y como a mí me hizo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es la escena de la niña de la lista de Schindler? la de la gabardina roja; tremenda película; una gran obra sin duda.

En fin, sobre el texto, pues imagino que, como todo, no hay nada blanco ni nada negro; la gente busca ser feliz por ser esta la necesidad, el motor que nos hace seguir para adelante; la vida no es solo tener cubiertas las necesidades físicas y de habitat, es también conseguir eso, la felicidad por medio del camino que cada cual vea; tampoco creo que el conocer la verdad tenga que estar ligado a la infelicidad, pese a que en muchos casos así sea; imagino que todo es cosa de saber sobreponerse y encontrar el camino de cada cual para acercarnos lo más posible a esa quimera que es eso, la felicidad.
Sobre el comentario acerca de que "hay gente que en pos de conseguir la felicidad hacen infelices a los demás" bueno, cierto es que elementos así los hay a millones; pero tal como decía el protagonista de "Una mente maravillosa" lo mejor para uno mismo es aquello que sea a la vez mejor para uno y para el grupo, ahí creo yo que está el equilibrio perfecto.

by JUAN CH.
(bucanolo@hotmail.com)

Alexander Moody dijo...

La dualidad en su máxima expresión. Sólo que algunas veces es deseada, y otras odiada. Me gusta tu comentario Juan.